Blog

Una breve historia del abanico…

Los primeros registros que se tienen del uso del abanico, están representados en bajorrelieves y pinturas del Antiguo Egipto. Éstos fueron elaborados con plumas, bambú, papiros, mangos largos y fijos, y no sólo eran utilizados para dar aire, al parecer su finalidad también era la de ahuyentar a los insectos.

Existen vestigios de su uso por otras civilizaciones como la antigua Grecia, Roma, Persia, China y Japón.

Posteriormente, con el intercambio comercial, los viajeros introdujeron el abanico a Occidente (Portugal, España, Italia) y con el paso de los siglos el diseño y materiales de fabricación de este accesorio fueron modificados, llegando a utilizarse materiales de lujo como: varillas de oro, plata, incrustaciones con piedras preciosas, telas finas procedentes de Italia, nácar, marfil, y más adelante hasta decorados o pintados por artistas de renombre. Lo que los convirtió en un artículo exclusivo para la realeza y las altas clases sociales.

En la actualidad el abanico es un accesorio de moda, elaborado con diferentes tipos de madera, nácar, tela, e incluso plástico. Y son de gran utilidad en esos días calurosos, además de ser parte importante del atuendo de danza en distintos países.

Mujer con abanico
Gustav Klimt